Procurador y Colegio Médico firman Convenio para proteger derecho a la salud ante COVID-19

El Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, José Apolonio Tobar Serrano y el Colegio Médico de El Salvador, representado por el doctor Milton Brizuela, firmaron un Convenio de Cooperación con el objetivo principal de establecer acciones de trabajo conjunto en temas relacionados con la protección del derecho humano a la salud, en razón de la afectación en el marco de la Pandemia por COVID-19.

Desde el inicio de  la Emergencia Nacional por la presencia del COVID-19, en el territorio nacional,  El Colegio Médico,  ha expresado preocupación por la forma como se ha estado manejando la contención y tratamiento de la pandemia, de igual manera la falta de capacidad del sistema y la ausencia total de transparencia, información y rendición de cuentas por parte del gobierno central y las instituciones de salud.

En el cumplimiento de su labor, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, también ha enfrentado falta de información o negación sistemática de los requerimientos realizados sobre el manejo de la pandemia por COVID-19.

Con el fin de garantizar los derechos de los usuarios de los servicios de salud y los trabajadores de este sector, el Convenio permitirá a la partes compartir información sobre el desarrollo de las acciones que el Estado salvadoreño realiza para enfrentar la pandemia tales como: Medidas Sanitarias pertinentes, Protocolos de Tratamiento y Seguridad, hospitales adecuados para el tratamiento del virus y tratamientos; Estadísticas diferenciadas, sobre la tasa de letalidad; Datos sobre contagios de personal médico y paramédico, fallecimientos, tratamiento efectivo y lugares de recuperación; Dotación suficiente y de calidad de equipo de bioseguridad, así como aseguramiento permanente de entrega.

Además, se tendrá vigilancia sobre las medidas adecuadas para la inscripción y otorgamiento de seguro de vida para el personal sanitario que trabaja en la contención de la pandemia; Cumplimiento y respeto de horario o jornadas de trabajo, reconocimiento y respeto de turnos, tiempo para descanso, transporte y alimentación; Estado y funcionamiento de los nuevos centros de tratamiento, capacidad instalada, personal y equipamiento.

Los suscriptores se comprometen a guardar la confidencialidad de toda información y  documentación solicitada, compartida o requerida.

Entre otros puntos importantes del Convenio, se contempla  elaborar un manual o protocolo de seguridad para la verificación “in situ” de presuntas violaciones al derecho humano a la vida y a la salud y capacitar al personal designado de la PDDH.

También, se favorecerán espacios de intercambio de buenas prácticas y experiencias exitosas que permitan el aprovechamiento de las fortalezas de cada Parte.