Procurador presenta Plan de Verificación y Observación Electoral 2020-2021 ante TSE

El Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Apolonio Tobar presentó el Plan de Verificación y Observación Electoral 2020 – 2021 al pleno de los Magistrados del Tribunal Supremo Electoral; para ello se hizo acompañar de la Procuradora Adjunta para la Defensa de los Derechos Civiles e Individuales, Sylvia Hidalgo y el jefe del Departamento de Derechos Políticos, René Pérez, a quienes les corresponde dirigir la labor institucional en esta materia, con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de la democracia y la vigencia de los derechos humanos.

El Procurador manifestó el interés para que se establezca una comunicación fluida, veraz y permanente con el Tribunal, a efecto de que el proceso sea transparente y no se vulneren derechos de la población, subrayando la importancia de garantizar a cada ciudadano el derecho al voto, sobre todo de poblaciones vulnerables como las personas Trans.

“Esta elección tiene una particularidad, y es la pandemia; así que deben ir consideradas las normas de bioseguridad. Se debe garantizar a la población que los centros de votación están libres de COVID-19”, solicitó el Procurador.

En el Plan de Verificación y Observación Electoral se han incluido acciones encaminadas a prevenir la violencia electoral en todo nivel, como la propuesta de pactos locales de no agresión entre partidos políticos. En este marco, el defensor del pueblo expresó: “La sociedad y la ciudadanía, en general, deben poder ejercer sus derechos políticos sin sufrir agresiones o ataques. Reitero mi llamado a todos los partidos políticos a promover un ambiente libre de confrontaciones estériles”.

En la reunión se solicitó a los magistrados y magistradas del TSE, que se dé respuesta de manera expedita a los procesos de inscripción de candidatas y candidatos no partidarios, en vista que algunos de ellos ya acudieron a la PDHH para plantear el incumplimiento de los plazos.

Finalmente, el titular de la PDDH también demandó que se generen las condiciones necesarias para que se garantice la presencia de la PDDH en el escrutinio final, sin limitaciones, y puedan ejercer la función de vigilancia del respeto a los derechos humanos de la población, cuya decisión en las urnas debe respetarse en todo el proceso.