Procurador lamenta que persista deuda con víctimas del conflicto armado

A cuatro años que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emitiera la resolución final sobre el expediente relacionado a la Ley de Amnistía de 1993, el Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, José Apolonio Tobar Serrano, lamenta que la Asamblea Legislativa no haya aprobado una normativa que cumpliera los parámetros emitidos por el máximo tribunal de justicia, ni por lo detallado en el Informe de la Comisión de la Verdad, que como punto coincidente exigen colocar a las víctimas al centro de todo accionar.

Desde su llegada a la institución, el Procurador Tobar, ha brindado seguimiento al cumplimiento de lo establecido por la Sala de lo Constitucional y su actuar ha estado del lado de las víctimas de los hechos atroces cometidos durante el conflicto armado, convencido que se les debe cumplir con el derecho a la verdad, a la reparación, acceso a la justicia y obtener garantías de no repetición.

En febrero del 2020, la Asamblea Legislativa aprobó una ley con la que sus impulsadores pretendieron cumplir a lo ordenado por la Sala, sin embargo, el titular de la PDDH la rechazó categóricamente y solicitó el veto presidencial.

“Lo importante es que se vetó”, señala  el Procurador, quien recalca que, “hay una deuda con las víctimas, y con el país porque no se puede transitar a un espacio para que se conozca la verdad y se implementen sanciones ejemplarizantes para los responsables de las graves afectaciones a derechos humanos”.

En este contexto, el licenciado Tobar, también se refirió al acceso de los archivos militares, reconoce que las primeras expresiones del presidente de la República, Nayib Bukele, sobre este tema, le generaron optimismo, pero ahora en día evidencia actitudes de negación de la información.

Respecto al juicio que se sigue en España por el asesinato de los jesuitas y sus dos colaboradoras, el Procurador lo califica de importante y tiene confianza que el resultado de alguna manera vinculará al Estado salvadoreño para que se encamine en una dinámica de crear condiciones para que todas las víctimas del conflicto puedan iniciar procesos con investigaciones objetivas y en los que se sientan escuchadas.

“El proceso de España es importante porque se está ventilando la posiblidad de juzgar a los autores intelectuales, es importante porque los resultados sin duda generarán eco en El Salvador”, concluyó el titular de la Procuraduría de Derechos Humanos, en una entrevista otorgada a Radio YSUCA.