Situación de las Personas Privadas de Libertad

La vigilancia de la situación de las personas privadas de libertad es un mecanismo de protección establecido reglamentariamente para cumplir con el mandato Constitucional y Legal de la PDDH de velar por el respeto y la garantía de los derechos humanos de todas y todos los detenidos.

Este mecanismo de protección está a cargo del Departamento de Verificación Penitenciaria y tiene, según el Reglamento de Organización y Funciones de la PDDH, las responsabilidades siguientes:

  1. Dar seguimiento periódicamente a las condiciones en que se encuentran las personas privadas de libertad en los diferentes centros penales, centros de salud, bartolinas de la Policía Nacional Civil, centros judiciales e instalaciones militares, a fin de garantizar el respeto de sus derechos humanos;
  2. Dar seguimiento periódicamente a las condiciones en que se encuentran las niñas, niños y adolescentes en centros de reinserción social;
  3. Atender situaciones de crisis que se susciten en centros de privación de libertad y de reinserción social;
  4. Coordinar con las Delegaciones Departamentales, las acciones de observación, verificación y atención de crisis en los centros de privación de libertad y de reinserción social;
  5. Llevar un registro centralizado y actualizado de las personas privadas de libertad a nivel nacional;
  6. Elaborar informes y análisis técnicos sobre el resultado del seguimiento a las condiciones de las personas privadas de libertad;
  7. Suscribir pronunciamientos por delegación del Procurador o Procuradora y otras comunicaciones institucionales que le sean sometidas en atención a sus competencias;
  8. Las demás que le asigne el Procurador o Procuradora Adjunta Específica de la materia, el Procurador Adjunto o Procuradora Adjunta y el Procurador o Procuradora.