Mesa Permanente de Derechos Humanos y VIH de la PDDH emite comunicado por desabastecimiento de antirretroviral en ISSS


El jefe del Departamento de Derechos Humanos y VIH de la PDDH, Jaime Argueta, participó en la conferencia de prensa realizada junto a miembros de la Mesa Permanente de VIH para hacer pública la denuncia del desabastecimiento del antirretroviral Dolutégravir que se ha registrado en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

En consonancia con el mandato Constitucional del Procurador, José Apolonio Tobar, Argueta expresó preocupación ante la situación que vulnera los derechos de las personas viviendo con VIH, y comunicó el llamado institucional a las autoridades involucradas de adoptar las medidas pertinentes a efecto de garantizar la entrega de antirretrovirales a la brevedad.

El Dolutégravir es un medicamento de última generación, que el ISSS incluyó hace aproximadamente cuatro meses  entre sus opciones de tratamiento, porque tiene mayores beneficios que otros de su gama y menores efectos secundarios. De manera progresiva, los pacientes fueron trasladados de sus viejos esquemas de tratamiento hacia el Dolutégravir y se les  aseguró que se garantizaría el abastecimiento adecuado del mismo, para que no hubiera interrupciones en los tratamientos.

Sin embargo, desde el jueves 24 de octubre, la Procuraduría y las organizaciones de la sociedad civil abocadas al tema empezaron a recibir llamadas denunciando que dicho retroviral no se está entregando. Acorde a un comunicado de la Mesa Permanente de VIH, “la constante ingesta de este medicamento evita la replicación del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en las personas afectadas; mejorando al mismo tiempo su salud y calidad de vida”.

Según reporte de Jaime Argueta, desde el Departamento de DDHH y VIH se constató que la ausencia del Dolutégravir se debe a que el trámite de la compra se realizó fuera de los tiempos adecuados y no a la falta de presupuesto. Las organizaciones calculan que este retraso afectará a unas 1500 personas (de las 3000 que atiende el ISSS).

El ISSS ofreció como alternativa entregar medicamentos correspondientes al anterior esquema médico, del cual sí hay disponibilidad, pero regresar a los anteriores antirretrovirales, como interrumpir el tratamiento, aumenta los riesgos de que el virus genere resistencia a las medicinas, lo que acarreará graves consecuencias a la salud y pone en riesgo de vida de este sector de la población.